Recibí GRATIS el News
CAMPOS| INDICADORES

Consideraciones sobre el mercado inmobiliario rural

Presentamos las conclusiones del último estudio elaborado por CAIR (Cámara Argentina de Inmobiliarias Rurales), tomando en cuenta las estadísticas del campo del primer semestre del año, y las perspectivas para el futuro gobierno.

El ritmo moderado de crecimiento global proyectado para este año, impone un cambio de paradigmas y una variedad de conflictos económicos en la comunidad de países productores de materias primas. Las menores tasas de crecimiento mundiales van de la mano de la demanda de alimentos y de los precios decrecientes de las commodities.

Sudamérica, esta signada por el estancamiento de sus dos grandes economías Brasil y Argentina.
Si Argentina sabe aprovechar el resurgimiento de nuevos mercados internacionales como el de la carne, generará una nueva oportunidad para el crecimiento de sus negocios ganaderos. Se liberan los mercados de USA y Europa, con todo lo que ellos significan.

El Estado parece haber olvidado que el productor agropecuario es el primer eslabón de la cadena productiva y se le sigue exigiendo el mayor sacrificio, sin darle los mínimos parámetros de certidumbre, reglas claras, seguridad jurídica y condiciones para comercializar sus productos.

De concretarse la reducción de las exportaciones en 2015 se trataría del cuarto año consecutivo de caída de las ventas, el período de contracción más largo observado en los últimos veinte años. Las políticas de los últimos años minaron la principal fuente de ingreso de divisas del país y la coyuntura económica da cuenta de las implicancias de ello.

Es fundamental recuperar el potencial exportador agropecuario del país. Es urgente restituir la competitividad, tanto a través de una política de inversión profunda que mejore la productividad del sector, así como garantizar previsibilidad en la producción. Está claro que la meta actual del Ejecutivo está lejos de este objetivo. La pregunta del millón es, qué hará el próximo presidente electo para revertir esta tendencia.

Si llegaran a revertirse estas políticas, entendemos que paulatinamente el agro reaccionará favorablemente lo que pondrá en marcha, como ya lo demostró a principios de la década pasada, toda su potencialidad y, en lo que respecta a nuestra actividad, traerá aparejado un mejor clima favorable para los negocios.

Lo que se demostró en los últimos cuatro años es que no hay industria sin agro: si se persigue al agro, no entran divisas y sin divisas, se termina afectando el desarrollo industrial. Una agricultura competitiva, puede potenciar una industria competitiva.

Es importante interpretar que el próximo cambio de gobierno generará nuevas condiciones para los negocios agropecuarios, donde las reglas de juego cambiarán adaptándose a un nuevo  escenario económico interno y mundial.

La tierra, como insumo principal del negocio agropecuario, volverá a transarse en el mercado con precios muy competitivos en el orden internacional, dado que la depresión económica que vive el país ha llevado los precios de todos sus activos a valores muy bajos comparativamente.

Copyright - Derechos Reservados
07 AGO 2015

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Copyright © - Todos los derechos reservados Producido por Fernando Romero