Recibí GRATIS el News
GOLF| TURISMO

El golf, otro imán para los extranjeros

Argentina es la 'capital del golf' en Latinoamérica, pero no sólo por los famosos De Vicenzo, el 'Gato' Romero o el 'Pato' Cabrera. Los campos de golf de Argentina atraen a los turistas extranjeros por su calidad, los paisajes naturales que los rodean, y los costos comparativamente bajos respecto al primer mundo.

Por ejemplo, empresarios americanos compran lotes en proyectos como Arelauquen en las cercanías de Bariloche, para tener la excusa de volver a disfrutar de los paisajes de la Patagonia y sacarse el gusto de pasar una temporada a 'puro golf', pagando un green fee de USD 50, hasta 10 veces más barato que en el Viejo Continente.

Estrellas de este deporte (EEUU y Europa) toman sus vacaciones en Argentina y eligen un amplio menu entre 300 campos (cantidad similar a los que encontramos en los demás países de la región).

En los últimos años surgieron operadores turísticos especializados que organizan tours y clínicas de golf para extranjeros: Golf Argentine, Special Golf (Golf & Travel), GolfTour.

Entre las destacadas de Buenos Aires: Jockey Club (diseñada por Allister Mackenzie, quien diseñó Augusta National), la del Club Olivos (la preferida por el Pato Cabrera), el Buenos Aires Golf, Pingüinos, Pilar Golf Club, Martindale. Seguramente se incluirá en la lista este año a la de Nordelta, diseñada por Nicklaus.

En el interior, canchas rodeadas de lagos y montañas son el común denominador: la cancha del Hotel Llao Llao, Arelauquen, Villa Allende, La Cumbre, Potrerillo de Larreta (Alta Gracia), etc.

Condominios y hoteles, son los proyectos que se vienen para complementarse con la variada oferta de links que enloquece a los extranjeros.
Copyright - Derechos Reservados
21 MAY 2007

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Copyright © - Todos los derechos reservados Producido por Fernando Romero