Recibí GRATIS el News
GOLF| RESIDENCIAL

El deporte preferido de los countries

Durante décadas, el golf fue el deporte preferido por los desarrolladores, en sus proyectos de country clubs de la Provincia de Buenos Aires. Lotes en clubes privados con vista a los links tienen un valor inmobiliario a veces un 50% superior al de los lotes 'estándar'.

En la actualidad suman 220 canchas, según registros de la Asociación Argentina de Golf (AAG), que congregan a 10.000 jugadores con handicap.

El costo de una cancha de nivel internacional puede costar hasta USD 2M (ej Valle del Golf, desarrollada en Córdoba por Ecipsa), razón por la que no todos los developers se animan a incorporarla como uno de los amenities por su alto costo.

Uno de los últimos proyectos desarrollados alrededor de Capital Federal es el San Eliseo Golf & Club con 18 hoyos, en 234 Has donde también se construyeron 70 viviendas, en lotes que oscilan entre 900 y 2500m2.

Otra cancha destacada (pero que ya tiene más de una década), es la del CC San Diego, que tiene además de la cancha principal de 18 hoyos, una auxiliar de 9 y un driving con luz artificial. USD 70 y 120 dólares es el rango de precios, de lotes que tienen como estándar medidas de 40 x 40.

Otra más exclusiva es la de Tortugas CC (250Has), que ya posee 450 viviendas y sólo 30 lotes disponibles, pero con precios que 'arrancan' desde los USD 200/m2 ('jamón del medio').

Martindale es probablemente una de las más exclusivas canchas de la Zona Norte, en la ruta 8, próximo a la altura del km 49,5 del ramal Pilar, con lotes que tienen como mínimo 1200m2, es un barrio consolidado de 400 casas de primer nivel, donde Baibiene Propiedades comercializa los últimos lotes a más de USD 120/m2.

Entre los que se van a inaugurar entre finales de este año y comienzos de 2008, destacamos la cancha diseñada por Nicklaus en Nordelta, y otra espectacular cancha proyectada en 'Estancias Golf' de Estancias del Pilar.
Copyright - Derechos Reservados
21 MAY 2007
Copyright © - Todos los derechos reservados Producido por Fernando Romero