Recibí GRATIS el News
FINANZAS| FIDEICOMISOS

Supervielle presentó Renta Inmobiliaria I

El Banco Supervielle presentó en el hotel Caesar’s Park el fideicomiso financiero Renta Inmobiliaria I, un producto que permite a inversores acceder a una renta inmobiliaria (9,75% anual) durante 10 años y aprovechar la apreciación de los activos inmobiliarios.

El banco transferirá la propiedad de sus 15 sucursales, localizadas en Capital Federal y ciudades cabecera del interior, a un fideicomiso administrado por Equity Trust Company, que a su vez se las alquilará al Supervielle durante 10 años (valor fijado para los primeros 5 años de alquiler). Con la puesta en marcha del fideicomiso (aprobación de la CNV en trámite), el banco recibirá $ 43M que los podrá aplicar a su core business (préstamos).


El valor de las propiedades que ingresarán al fideicomiso, resulta del promedio simple de las valuaciones realizadas por las firmas Castro Cranwell & Weiss (CC&W) y Serinco. En caso que el banco cancele el contrato de alquiler en uno de los inmuebles, deberá pagar una penalidad de 6 meses (tiempo que estima el fideicomiso le llevará conseguir un nuevo inquilino).

Para al ‘armado’ de este novedoso producto financiero, Supervielle recibió el asesoramiento de Río Bravo Inversiones, firma brasileña que tiene a Pablo Rojo y Francisco Susmel como referentes en Buenos Aires.

En la exposición, Orlando Ferreres proyectó un crecimiento en los valores de las propiedades para los próximos años, lo que favorecerá a los inversores por la apreciación de los inmuebles al vencimiento de los papeles (combinación de equito y renta fija). ‘Los inversores adquieren a través de los valores una parte a prorrata del derecho de propiedad y sobre el flujo de alquileres’.

Copyright - Derechos Reservados
07 OCT 2007

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Copyright © - Todos los derechos reservados Producido por Fernando Romero