Recibí GRATIS el News
CONSTRUCCIÓN| INDICADORES

Midiendo las expectativas al final del semestre

Presos que alivian el ahogo económico
Los ajustes tarifarios han tenido efectos demoledores sobre el bolsillo de los asalariados, y sobre la ecuación económica de miles de Pymes e industrias. Sin embargo, los últimos acontecimientos ligados a las detenciones por hechos de corrupción (ej. Lázaro Báez, José López), generaron una descompresión en la opinión pública, y permitieron al oficialismo algo de oxígeno… La aprobación del Congreso para que ingresen los nuevos jueces de la Corte Suprema, fue otro punto a favor de Cambiemos, en los últimos días de un primer semestre dominado por la alta inflación.

La microeconomía sigue en terapia intensiva, pero con una luz de esperanza para el segundo semestre. Volvió la inflación oficial: fue de 4,2% en mayo para el nuevo INDEC. A partir de este mes, el índice se publicará mensualmente. El dólar se mantiene cerca de los $ 14 pesos para la venta en la City porteña. La consultora Research for Traders, señaló: ‘el tipo de cambio real está bajo y no nos está conviniendo desde el punto de vista comercial. Para que las economías regionales vuelvan a tener esa exportación tan deseada y se vuelvan a generar empleos, y sustituir producción nacional en contra de las importaciones sea una alternativa, Argentina necesita un tipo de cambio más competitivo’.

Optimismo en la AEV
Las autoridades de la AEV (Asociación de Empresarios de la Vivienda), se mostraron optimistas, y ven una luz al fondo del túnel...
Miguel Camps (presidente de AEV) afirmaba en un reciente foro en el marco de la reciente edición de BATIMAT EXPOVIVIENDA + FEMATEC + EXPO CONSTRUIR 2016, que ‘hay fuertes indicios que nos permiten ser optimistas: la reaparición del crédito a largo plazo, las posibles inversiones incentivadas a través del blanqueo y la gran disposición de diálogo y colaboración con las autoridades, donde se discuten probables condiciones de promoción fiscal para el desarrollo de viviendas para los sectores medios’.

Reactivación de la obra pública
Luego de un primer cuatrimestre ‘tranquilo’ en materia de obra pública, el Gobierno aumentó un 53% los gastos en obra pública. Esto fue gracias a una disminución del déficit fiscal del 46% interanual según datos de ASAP (Asociación Argentina de Presupuesto).
Ese gasto impactará directamente en el nivel de actividad económica, ya que la inversión obra pública había subido apenas un 2,9% en el primer cuatrimestre, según ASAP.
Según las autoridades de la CAC (Cámara Argentina de la Construcción), las primeras y leves muestras de recuperación se dieron en abril, luego de un primer trimestre malo. Las obras comenzaron a ‘reanimarse’ al pagar certificados adeudados, según la UOCRA.
En el ámbito del empresariado, aseguran que el cambio en el sistema de redeterminación de precios (Decreto 691) también impulsará las obras atrasadas por falta de pago, o con ajustes que no contemplaban la real suba de los costos, y los pagos eran diferidos por varios meses.
Se espera que las nuevas obras generen 30.000 puestos de trabajo en el corto plazo (se perdieron 50.000 de agosto 2015 a la fecha), y se alcancen los 200.000 puestos nuevos en un año.

Expectativas positivas según Construya
Según el 10º Estudio de Opinión Construya, el 39% de los encuestados afirmó que habrá una evolución positiva de su actividad en los próximos doce meses y 28% consideró que la misma ‘se mantendrá igual’. Esto destaca una visión optimista de los encuestados para el futuro próximo, ya que la mayoría apunta a una mejora de su desempeño. El 45% de los encuestados calificaron a la construcción como el mejor método de ahorro. Sin embargo, disminuyó con respecto a la medición realizada en noviembre 2015 que registró un 70% (en el 9°EOC). Esto se debió al notable crecimiento de la opción ‘plazo fijo’ que capturó 15% de las respuestas y a los ‘bonos públicos argentinos’, que obtuvieron otro 11%. Entre ambas se distribuyeron 20 puntos porcentuales de los 25 perdidos por la construcción.
Respecto a la evolución de la actividad en los últimos doce meses desagregada por región, Buenos Aires obtuvo 18% de respuestas positivas, mientras que 28% indicó mantenimiento de la actividad, y 54% consideró que disminuyó.

Desagregado por categoría, las inmobiliarias, los constructores y los distribuidores de materiales fueron los que registraron las mayores proporciones de respuestas positivas. Las inmobiliarias fueron las más contundentes. Del total, 61% consideró que su actividad crecerá en los próximos doce meses y sólo 18% se inclinó por una nueva caída.

Segregada por categoría, las Inmobiliarias (32%) y los Desarrolladores Inmobiliarios (33%) fueron los más optimistas. Esta opinión no fue compartida por los distribuidores de materiales. Esto tiene lógica ya que la caída del poder adquisitivo, la retracción de la inversión pública en vivienda y la fuerte suba del costo del dinero, constituyen factores negativos para la comercialización. Por su parte, los constructores y los estudios de arquitectura se mostraron más moderados en sus respuestas (58% y 53%, respectivamente).

En cuanto a la principal dificultad para llevar adelante su negocio el cambio de las condiciones macroeconómicas impactó en las respuestas a esta pregunta, saltando a las primeras posiciones la opción ‘mayor costo de construcción’ y ‘menor financiamiento’ con puntajes promedio de 8,10 y 7,80 respectivamente. El tercer lugar, lo compartieron ‘aumento del precio del metro cuadrado (en dólares)’ y ‘menor demanda’. En tanto, ‘incertidumbre por el tipo de cambio’, cayó a la octava posición del ranking.

Los sectores que promovieron la construcción en su región en los últimos cuatro meses fueron el ‘comercio’ (20%) y ‘agropecuario’ (18%). Detrás, se ubicaron ‘servicios (excepto turismo)’ (14%), ‘industria’ (12%), ‘gobierno’ (11%), ‘turismo’ (9%) ‘inversión privada’ (8%) y ‘minería’ (2%) no tuvo cambios.

En referencia a qué segmento impulsa actualmente la demanda en su negocio, 52% de los distribuidores de materiales eligieron ‘las obras medianas y pequeñas nuevas del sector privado’. En segundo lugar, con un 29% seleccionaron la opción ‘refacción y ampliación’. En cambio, ‘las obras grandes nuevas del sector privado’ disminuyeron levemente, de 22% en noviembre de 2015 a 10% en la última medición. Lo mismo ocurrió en el caso de la ‘obra pública’ que se pasó de 26% en noviembre de 2015 a apenas 9% en la última medición.

Respecto al perfil actual del cliente, entre las constructoras, 38% señaló que sus clientes adquieren las viviendas como ‘inversión’ y 25% señaló la ‘adquisición para uso propio’, al tiempo que 17% indicó que es para ‘refacción o ampliación de viviendas propias’. En el caso de los estudios de arquitectura sólo 29% señaló que sus clientes adquieren las viviendas como ‘inversión’, y en cambio, 43% señaló la ‘adquisición para uso propio’.

En Buenos Aires, la opción más elegida fue ‘adquisición de vivienda como inversión’ (45%).

Copyright - Derechos Reservados
20 JUN 2016

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Copyright © - Todos los derechos reservados Producido por Fernando Romero